Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.


 

Mujer, de unos 40 años y con un peso de 70 kg es el prototipo más habitual del español que empieza un tratamiento de pérdida de peso a la vuelta de vacaciones

FUENTE: Anisalud / Tus medios

Perder peso es uno de los principales objetivos de los españoles después de las vacaciones de verano...

  • PronoKal Group®, multinacional especializada en tratamientos de pérdida de peso, revela, a través de un análisis pormenorizado de más de 2.000 registros, la radiografía de las personas que inician una pérdida de peso en septiembre.

 

  • La media de kilos a perder se sitúa alrededor de los 20 kg, por lo que parece tratarse de un problema de exceso de peso que se arrastra durante todo el año y que se agrava con los kilos ganados en verano.

 

  • Aspectos como pasar demasiadas horas sin comer y no realizar actividad física provocan un importante desajuste en el balance energético de estos pacientes, ya que se ingiere más energía de la que se gasta, lo que hace aumentar el peso.

El perfil más habitual del español que empieza un tratamiento de pérdida de peso después de las vacaciones de verano es mujer, de 43 años, con 70 kg de peso y no fumadora, según los datos recogidos por PronoKal Group®, multinacional española especializada en tratamientos de pérdida de peso bajo control médico. En verano, los españoles engordan cerca de 5kg que, unidos al sobrepeso que muchos arrastran desde antes de verano, hace que la vuelta a la rutina sea una de las épocas preferidas para empezar un tratamiento de pérdida de peso.

Cada septiembre notamos un aumento de personas que quieren aprovechar la vuelta a la rutina para perder los kilos ganados durante las vacaciones”,  apunta Josep Mª Francés, Director de PronoKal Group® Iberia.

Sin embargo, según los datos de la compañía, los pacientes deben perder más de 20 Kg de media, cifra que parece indicar que, en muchos casos, se trata de un problema de exceso de peso que se arrastra durante todo el año y en el que los malos hábitos del verano son el detonante del inicio de la pérdida de peso: “El principal objetivo de las personas que inician en septiembre es perder peso de forma rápida y efectiva, pero es importante que lo hagan con un tratamiento que solucione su problema a corto, pero, sobre todo, a largo plazo. Ante ello, nuestros métodos ofrecen ésa garantía, ya que,  además de lograr una importante pérdida de peso desde el inicio, ayudan también a mantenerlo y a incorporar unos hábitos saludables que permiten al paciente mantener un peso saludable durante el resto del año”, añade Josep Mª Francés...

Leer más en Anisalud...

Leer más en Tus medios...